sábado, 6 de agosto de 2011

Seis sitios arqueológicos subacuáticos hallan en Isla de Aves (Venezuela)‏

Isla de Aves ancla


Isla de Aves gran ancla del Almirantazgo muy raras


Isla de Aves piedras de lastre

Material de Isla de Aves y arqueólogo Cubano

Isla de Aves Clavos


Seis nuevos sitios arqueológicos subacuáticos fueron hallados en la isla Las Aves luego que una misión científica, organizadas por el Instituto del Patrimonio Cultural en el marco de su proyecto Arqueología Profesional Subacuática en la Venezuela Azul, se dedicara diez días enteros a realizar una prospección arqueológica no invasiva de esa zona.
Ciertos antecedentes históricos y alguna documentación existente en el Archivo General de la Nación indicaban que al menos tres pecios, ubicados cronológicamente entre finales del siglo XVIII y el XIX, existían y la misión realizada fue verificar esta existencia.
Roger Arrazcaeta, arqueólogo cubano, Michael Tinguely submarinista de la CEMAS Suiza y Luis Delgado, submarinista y Apneísta de Andy Internacional, junto a personal de la Dirección Nacional de Hidrografía y Navegación de la Armada, fueron los encargados de realizar una prospección sistemática en determinadas áreas de la isla.
Arrazcaeta explicó que en el primer sitio arqueológico localizado se encontraron cuantiosos elementos de lo que podía ser una embarcación del siglo XVIII. Destacan la presencia de distintos clavos de bronce y tachuelas que pudieran estar relacionadas con el forro de cobre que tenía la posible nave, la cual puso haberse quedado varada en el sitio hasta hundirse.
“Al ser estos clavos y tachuelas de cobre es un indicativo cronológico-arqueológico que se trata de una nave del siglo XVIII o del XIX, pues cuando son chapas de plomo son de épocas anteriores. También se encontraron dos anclas, fragmentos metálicos de hierro y gran cantidad de Lastres (sobrepeso, generalmente de rocas ígneas de río o metamórficas, colocados a las naves para lograr una estabilidad en la estructura de navegación) lo cual puede indicar que debajo de este lastre puede encontrarse el casco del barco allí hundido” señaló Arrazcaeta.
En el segundo sitio se hallaron dos anclas con cepo de madera y también restos de lastres, mientras que en el tercero se encontraron una cantidad importante de restos fragmentados de cerámicas, usados en la época colonial para el traslado de aceite, vino, aceitunas y granos.
“Este tipo de cerámica colonial es la más abundante en el nuevo mundo, eran utilizadas para trasladar productos desde el sur de España hacia América y también como contenedores de agua. Allí encontramos jarras de estilo medio (1560-1800) y estilo tardío (1800-1900) lo que demuestra presencia de distintos naufragios en el lugar” prosiguió Arrazcaeta.
Uno de los sitios localizados y que resultó de gran importancia fue el cuarto. Se hallaron elementos metálicos vinculados con alguna embarcación que combinaba la estructura entre hierro y madera. También se localizó un Ancla del Almirantazgo (tipología construida a finales del XVIII) en buen estado de conservación. Esta es una pieza singular utilizada durante el siglo XVIII y XIX, son pocas las que existen en el mundo. Otras estructuras de metal como poleas y estructuras del casco de una posible nave también aparecieron en este lugar.
“Estamos evaluamos si es de una embarcación del siglo XIX que puede estar vinculada a un momento histórico de la isla cuando en 1854 dos compañías norteamericanas estuvieron explotando el Guano (material formado del excremento de las aves costeras, valioso porque se le aplica en los fertilizantes y explosivos) en el lugar” explicó el arqueólogo cubano.
En el quinto sitio existen elementos mucho más antiguos como cañones y un ancla que parecen corresponder tipológicamente a un naufragio del siglo XVII o quizás anterior. Arrazcaeta señaló que son “hallazgos cuya cronología y reconstrucción histórica debemos trabajar en el futuro”. Por último, en el sexto sitio se evidenció existencia de anclas y otros elementos metálicos.
Este es el segundo viaje que el IPC hace a La Aves, en el 2010 se efectuó una visita con una prospección arqueológica no invasiva y fue el primer trabajo arqueológico profesional subacuático en el país, pero en esta ocasión fue más provechosos a nivel de hallazgos.
Francisco Catalano, jefe de la Oficina de Prospección arqueológica del IPC, explica que son “básicamente tres objetivos que se persiguen en esta investigación que son: registrar, conocer y proteger los sitios arqueológicos subacuáticos de Venezuela, pues las áreas subacuáticas son espacios que conforman más de un tercio del país. Las Aves, al ser limítrofe, es de interés estratégicos para la nación a nivel de soberanía” aseguró.
Por su parte, el arqueólogo Arrazcaeta reconoció que lo hallado “es un patrimonio importante para Venezuela, porque hasta el momento no se había trabajado sistemáticamente, ni con un criterio científico, este patrimonio que tiene importancia histórica para el país por cuanto reconstruye la historia naval y está vinculado al comercio que existió en la época colonial. El pueblo venezolano debe hacer suyo este patrimonio, localizarlo, estudiarlo y divulgarlo”.
Agregó que “es una investigación que viene a contribuir con los esfuerzos mundiales de preservación y conservación de la arqueológica subacuática. Este tipo de patrimonio ha sido expoliado durante muchos años por buscadores de tesoros que indiscriminadamente han hecho un comercio ilícito y han destruido muchos sitios”.
En este sentido, Michael Tinguely, buzo profesional, admitió que fue una “experiencia fabulosa, es un mundo totalmente diferente lo que se empieza a descubrir en materia arqueológica, en la investigación de lo patrimonial”.
La visita también fue oportuna para realizar conferencias con los miembros de la base militar de la Armada Bolivariana que se encuentra en la isla. “Fueron conferencias integrales que incluyeron no sólo todo la información arqueológica que estábamos haciendo en esta misión científica sino también algunos estudios de los corales del lugar”.
Según la Gaceta 5.299 publicada el 29 enero del 1999 “se declara Bien de Interés Cultural de la Nación todos los bienes muebles o inmuebles de cualquier época, producidos o modificados por el hombre, existentes en el Mar Territorial, en la Plataforma Continental...” Por tanto, este sitio ya ostenta la declaratoria considerando que son “testimonios materiales de actividades humanas y por lo tanto bienes arqueológicos de valor histórico y cultural para la nación”.
La isla las Aves es un lugar estratégico del territorio nacional, posee una gran plataforma de territorio marino lo que le otorga al país una gran connotación de soberanía. Se ubica más cerca de las islas de República Dominicana y Guadalupe. Su nombre se adjudica a que es lugar para la reproducción y asentamiento de aves.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada