martes, 26 de enero de 2010

Las rutas de Altagracia

Ubicacion de Los Puertos de Altagracia Estado Zulia, Venezuela


Vasija precolombina antropomorfa del Museo del Hombre del Municipio Miranda del Estado Zulia


Casa histórica de Pueblos de Altagracia


Iglesia Nuestra Señora de Altagracia


Casitas coloniales de Pueblos de Altagracia

Fuente: www.laverdad.com/ Maracaibo, 24 de enero de 2010 Reyna Carreño
Fotos: Eris Vásquez
Cuando los zulianos piensan en Los Puertos de Altagracia lo primero que evocan es una playa enor­me, palmeras, brisa, fuerte oleaje y el sabor del pescado frito, crujiente y sabroso.
Sin embargo, Altagracia es mucho más que eso. El muni­cipio Miranda posee grandes atractivos turísticos, diversi­dad cultural y hermosos pai­sajes; pero sin duda su arqui­tectura colonial representa un aspecto importante, sobre todo el casco central, lleno de museos y de historia.
Los Puertos, como se le co­noce popularmente, cuenta con un patrimonio arquitec­tónico, cultural y turístico muy amplio. El Centro Histó­rico, el Museo del Hombre, el Museo Gabriel Bracho, la iglesia Nuestra Señora de Al­tagracia, el bulevar Padilla, el Complejo Ferial, y distintas plazas, figuran entre sus joyas más valiosas situadas en lo que se denomina el Casco Histórico y Turístico, distri­buidas en cuatro avenidas que conforman las raíces de esta ciudad.
Al alcance de todos
Ahora es más fácil reco­rrer los sitios de interés que están en Altagracia, ya que Susana García, a través de su empresa Ciudad Turismo, se ha encargado de trazar una ruta desde Maracaibo hasta el municipio Miranda, en un recorrido que lleva el nombre de Las Rutas de Al­tagracia.
El tour sale desde Mara­caibo y los viajeros se despla­zan en un autobús de lujo. Las estrechas calles de Al­tagracia dan paso, a duras penas, al enorme automóvil que se desplaza lento, por una ruta que Susana García tardó un año en trazar, dadas las condiciones del trayecto.
Susana y su esposo Carlos Atencio, procuran que los pasajeros tengan todo al al­cance de la mano: agua, re­frigerios y todos los consejos necesarios para que el pa­seo transcurra sin contra­tiempos.
La primera parada es en el Museo del Hombre, una escuela de primeras letras que se convirtió en museo arqueológico, donde se guardan los restos encon­trados en el cementerio in­dígena más grande de Vene­zuela, ubicado en el Meco­cal. Piezas que tienen más de 800 años de antigüedad.
El recorrido sigue hasta la plaza Sebastián Miranda, donde se encuentra el fa­moso mural realizado por el artista plástico Gabriel Bra­cho. Allí el historiador Ra­món Luzardo describe el contenido pictórico de la obra y relata pasajes de la historia del municipio.
Las próximas paradas son en el Centro Histórico y Cultu­ral de Altagracia y en el Museo Gabriel Bracho, de la mano de Luzardo que sigue tejiendo anécdotas y rememorando el pasado histórico de la zona.
Al mediodía, el recorrido desemboca a orillas del La­go, donde los viajeros dis­frutan de un delicioso al­muerzo en el restaurante La Taberna de María, ameniza­do con música en vivo inter­pretada por el grupo Miran­da de Antaño.
A media tarde de regreso a la plaza central, donde se puede disfrutar un “cepillao de carrito”, y de allí una visita a la iglesia Nuestra Señora de Altagracia, corazón religioso y espiritual del municipio. Al caer la tarde comienza el re­torno, los visitantes acusan cansancio pero están satisfe­chos por la aventura vivida y en el pecho llevan ansias de regresar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada