domingo, 31 de enero de 2010

Castillos de Guayana: Patrimonio nacional que requiere impulso turístico

Vista aérea del Fortín San Diego


Entrada al Fortín San Diego


Garita del Fortín San Diego


Vista aérea Castillo San Francisco


Patio del Castillo San Francisco al fondo el Rio Orioco


Cocina del castillo de San Francisco

Fuente: www.nuevaprensa.com.ve Guayana, 28 de enero de 2010 Escrito por Mayerling Velásquez
Estas importantes fortificaciones han resistido el paso del tiempo y guardan consigo un valor histórico y patrimonial que requiere el reconocimiento, admiración y protección de locales y visitantes La historia venezolana sigue latente en muchos de los lugares de la región Guayana. Museos, plazas, parques y hasta algunas casas remontan al ciudadano a aquella época donde la llegada de los españoles y la lucha por conquistar más espacios prevalecen en el tiempo.
Uno de estos representativos lugares, se trata de Los Castillos de Guayana, fortalezas ubicadas a 45 minutos de Ciudad Guayana, pertenecientes al municipio Casacoima del estado Delta Amacuro. Durante el recorrido al lugar, el visitante puede observar asentamientos campesinos, fincas, el río Orinoco, entre otros paisajes naturales.
Los Castillos de Guayana está conformado por dos fortalezas, una de ellas denominada San Francisco de Asís, construida entre los años 1676 y 1682, mientras que la otra lleva el nombre de San Diego de Alcalá cuya construcción se inició en el año 1734 bajo el mandato del entonces gobernador Juan de Dios Valdez, sin embargo durante el primer gobierno del General Joaquín Crespo estos nombres fueron cambiados por Fuerte Villapol y Fuerte Campo Elías como homenaje póstumo a estos dos héroes españoles que murieron en la lucha por la independencia de Venezuela.
Al recorrer el lugar se pueden notar la humildad y buen trato de su gente, los pobladores en su mayoría se dedican a la pesca y a la agricultura, mientras que otros laboran para la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), organismo responsable del resguardo y mantenimiento del lugar por ser patrimonio nacional.
Valioso lugar con pocos cambios
A pesar de que los Castillos tienen más de 200 años, el poblado ubicado en la zona tiene apenas 35 años de fundado, allí viven poco más de 100 familias, quienes luchan por un mejor vivir. Los moradores afirman que de un tiempo a esta parte es poco lo que ha cambiado, no ha existido ningún tipo de desarrollo y afirman que la afluencia de visitantes a las fortificaciones ha disminuido considerablemente en los últimos años.
Pero la zona continúa siendo de agrado para locales y visitantes, las viviendas mantienen su fachada colonial, y esta no puede ser modificada sin previa autorización de la CVG. Zoraida Morales, residente de la zona quien tiene 35 años en el lugar, afirma que son pocos los cambios, “aunque no hay mucho que hacer se vive tranquilo”, sin embargo resaltó que las instituciones municipales muy poco han hecho por el lugar.
Con respecto a los mitos y leyendas de la zona, no hay mucho que destacar, algunos dicen que hace muchos años se escuchaba el sonido de caballos bajando a través de las escaleras de los castillos, y que todavía se encuentran monedas de cobre, las cuales eras usadas por los españoles para los años 1813 y 1817, las cuales servían para el intercambio comercial en la que antes se denominó, provincia de Guayana.
Los Castillos de Guayana: invariables testigos de los hechos históricos, que para aquel entonces cambiaron el destino de esta tierra y sus habitantes, fueron escenarios de importantes acontecimientos en la época de la conquista y colonización que operó en el río Orinoco, así como las luchas entre piratas ingleses, franceses y holandeses, que accedían a través del río Orinoco en búsqueda del codicioso dorado.
Mirian Rojas y Gladys Quiñones, provenientes de la ciudad de Valencia y quienes se encentraban de paso por el lugar, manifestaron que es la primera vez que visitaban los castillos, “La verdad es que provoca quedarse, están muy bien conservados, muy cuidados, vale la pena venir a visitarlos, son hermosos”, señalaron las turistas quienes para el momento eran las únicas visitantes en el fortín.
Sólidos e inmutables
Por ser patrimonio nacional, amerita ser conservado, protegido y admirado por locales y visitantes, estos castillos han perdurado en el tiempo, llevando consigo un gran valor histórico. Allí se muestran piezas arqueológicas que remontan a aquella época, aún se pueden observar cañones, monedas y armamentos utilizados para aquel entonces, y a pesar de que permanecieron abandonados durante el siglo pasado, fueron acondicionados para ser usados como guarniciones militares, durante la primera presidencia del General Joaquín Crespo.
Luego durante la dictadura gomecista, fueron nuevamente abandonados y no fue sino hasta la década de los sesenta cuando reciben nuevamente atención oficial, quedando bajo la tutela de la CVG, quienes a pesar de tener como meta, convertir la zona en un auténtico centro turístico y recreacional, moradores afirman que no existen proyectos que promuevan el turismo en la zona, y que a pesar de la importancia histórica que tienen las fortificaciones, los paisajes naturales que los rodean y la amabilidad de los lugareños, no se le ha dado la atención requerida, cada vez son menos las personas que los visitan y sus moradores no han sido partícipes de proyectos que mejoren su calidad de vida.
¿Cómo llegar a este destino?
Están ubicados a tan sólo 45 minutos de San Félix en la vía que conduce a Río Claro. A pesar de llevar el nombre Guayana pertenecen al municipio Casacoima del estado Delta Amacuro, sin embargo no dejan de formar parte de la región Guayana. Este lugar está ubicado a una distancia aproximada de 18 kilómetros de la comunidad de El Triunfo, en el camino podrá encontrar varios carteles que le informan la ubicación de los mismos. También podrá observar varios asentamientos campesinos, visualizar el río Orinoco y encontrar gente amable y sencilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada