sábado, 27 de junio de 2009

Proyecto de ruta de petroglifos en El Hatillo busca cambiar destino del municipio

Fuente: www.abn.info.ve. Caracas, 10 de marzo 2008
Cultura
Poca gente sabe que existen; para muchos El Hatillo es sólo una población montañosa ubicada al sureste de Caracas, que los fines de semana se llena de gente por sus bonitos paisajes y su fama de buena gastronomía y artesanía. Sin embargo, esta zona considerada como la franja protectora de la capital, esconde en su territorio las huellas de sus antiguos pobladores: unos petroglifos. El plan La ruta de los indígenas, en el cual el comisionado de la Alcaldía Metropolitana para la Casa del Poder Popular del municipio El Hatillo, Miguel Ángel Mariño y la antropóloga Aivel Gómez, junto a otro grupo, llevan más de 5 años trabajando. Este plan finalmente se empieza a materializar poco a poco con el apoyo reciente del Instituto Metropolitano de Patrimonio Cultural de Caracas (Impcc), presidido por Fabiola Velasco. ¿Pero de qué se trata este ambicioso proyecto que incluye además concretar una declaratoria como Patrimonio Cultural? La ruta de los indígenas es un proyecto endógeno que además de rescatar el pasado de esta zona y convertirlo en un pequeño museo natural, pretende incrementar la actividad económica, cultural y educativa alrededor de este atractivo turístico, basado en los petroglifos presuntamente realizados por los indios mariches, que se inician en Tusmare y recorren otras áreas cercanas a las cuencas hidrográficas. El proyecto se lleva a cabo en tres etapas, que comprenden: Plan de manejo integral y vitalización de los petroglifos de El Hatillo, Saneamiento de las cuencas hidrográficas y Desarrollo socioproductivo de proyectos de desarrollo endógeno. Para Miguel Ángel Mariño, 'este proyecto reforzará el sentido de pertenencia, identidad y el conocimiento sobre nuestros ancestros'. Aparte del apoyo del Impcc y varios especialistas, este trabajo colectivo se está realizando junto a los Consejos Comunales del sector, la Casa del Poder Popular de El Hatillo y la Cooperativa Milarro. Explicó Mariño que las primeras investigaciones sobre los petroglifos y su entorno las realizaron el antropólogo José María Cruxent y el cronista de El Hatillo hace 50 años. En ese estudio, agregó Gómez, Cruxent decía que había 47 piedras entre Baruta y El Hatillo, aunque actualmente se han ubicado sólo cinco. 'Gente de la zona asegura que hay petroglifos tapiados por construcciones de quintas. Se han perdido muchos, porque en los ecocidios que se han cometido en el municipio, se ha irrespetado esto, no se le ha dado valor” dijeron ambos. En ese sentido plantean este proyecto como la salvación del municipio El Hatillo. “Si no protegemos esta zona, se va a convertir en un lugar completamente hacinado, con construcciones sin planificación, por el poder del dinero. Todos los caraqueños están buscando refugio acá y llegará un momento en que será contraproducente si no le damos una visión ecológica, no tendrá nada que envidiarle a lugares que no se planificaron como Petare, Baruta o Catia. Por eso esto tiene razón de ser dentro de lo que es la nueva política, la construcción de la conciencia” enfatizó Mariño. Por eso consideran que esta es la oportunidad que se tiene 'de planificar, de paralizar las cosas, esas ganas desmesuradas de construir. Cuencas de agua y cualquier cantidad de manantiales limpios en estos momentos están siendo ensuciados y convertidos en cloacas. Muchos se pierden en el Guaire, y este municipio uno de los grandes problemas que tiene es el agua. Entonces cómo se ve que no hubo nunca planificación, cuando tanta agua limpia se pierde en el Guaire. Esto es parte de lo que es la visión macro del proyecto, un cambio social y de conciencia, aceptando la valoración de la tierra y el paisaje”, indicó. Esta ruta museística, ecológica y turística con los petroglifos como primera figura, contará la historia de nuestros ancestros a través de las piedras, integrando a las comunidades que viven alrededor de las cuencas de agua desde hace más de 50 años. Acotó Mariño que siempre han pensado que El Hatillo es como el país, un 15% urbano y un 85% rural. Y al salvarlo se puede ir por buen camino, convirtiéndolo en una reserva e implementando una política ecológica y endógena. Turismo para que la gente de la zona encuentre un modo de vida digno. 'La gente de afuera no conoce sino el el casco del pueblo, La Lagunita, Oripoto... que son las urbanizaciones más conocidas, pero no conocen una realidad oculta que son 11 mil 490 hectáreas de municipio, de las cuales el 85% es rural, desasistido. Alrededor de las cuencas hay comunidades sin ningún tipo de servicios', señaló Mariño. Reconocen que La ruta de los indígenas es un proyecto ambicioso, a largo plazo, en el que estarán involucradas aproximadamente 15 comunidades (alrededor de 4 mil personas) que directamente podrían ser parte de este núcleo de desarrollo endógeno. 'Las comunidades están ganadas para el proyecto, todos tienen ideas para la ruta', aseguró la antropóloga Aivel Gómez, quien hizo su tesis de grado sobre los petroglifos de El Hatillo. Junto al proyecto arqueológico en sí está la creación del grupo ecológico juvenil Guardianes de la Montaña, con el que se busca formar tanto a la población juvenil como a los adultos en cuanto a la conservación ambiental. Ya han pasado por los talleres 95 niños de cinco comunidades. Sobre el origen y la historia de estos petroglifos, Gómez señaló que nunca se ha logrado determinar en qué época fueron hechos, aunque se sabe que son de antes de la llegada de los colonizadores porque no hay referencias históricas sobre ellos. Tampoco se tiene certeza sobre sus autores, pero por el estilismo que presentan, con triángulos concéntricos, la antropóloga dijo que se cree que son de grupos Caribe. 'La cerámica caribe trabaja mucho este tipo de signos, que supuestamente tiene que ver con la interpretación de las culebras, con el tema del eterno retorno, con el morir para volver a nacer... En esta zona habitaban los indígenas mariche, que también eran de filiación linguística caribe. En estos petroglifos se repiten los círculos concéntricos que tienen que ver con las quebradas, los ríos, las interpretaciones cartográficas o astrales, la fertilidad. También se repiten las caras como en forma de corazón (se destacan ojos, nariz y boca); motivos de animales sólo conseguimos lagartijas', indicó. Resaltó también que según la interpretación de Cruxent, estos petroglifos eran un hito fronterizo de los mariches, específicamente entre dos hermanos caciques: Aricamacuto y Tapiaracay, siendo la quebrada una frontera entre ambos cacicazgos. 'Hoy en día no creemos necesariamente eso, sobre todo porque hay algunos ubicados tierra adentro, pero sí hay una relación estrecha entre el agua y las piedras', dijo Gómez. En la zona hay además pilones líticos o metates, que son los antiguos pilones hechos en piedra donde se molían los granos, lo que significa que allí había asentamientos humanos estables. En cuanto al estado de conservación de los petroglifos, Gómez señaló que están deteriorados, por factores como la polución (nuevas construcciones) y el clima (lluvia, cambio de vegetación producto de la tala indiscriminada), lo que ha hecho que los surcos que originalmente eran más profundos se hayan ido gastando, incluso hay dibujos que ya se han perdido al revisar fotografías de los años cincuenta. Para los impulsores de La ruta de los indígenas, la protección de los petroglifos como patrimonio cultural de la nación será determinante para el éxito del proyecto, por lo que esperan el apoyo de las autoridades y la población para transformar el entorno de El Hatillo en beneficio de todos.

5 comentarios:

  1. Sr. Pedro Luis Biern las fotografias que usted esta mostrando en su trabajo son de mi propiedad y no esta autorizado por mi persona para utilizarlas en el mismo. Le agradezco que solicite el permiso y como minimo coloque mi nombre correctamente en cada fotografia como Investigador Gustavo Perez.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Sr. Gustavo Perez mis disculpas y ya retire todas las fotos solo queria ilustrar mi trabajo.
    Me gustaria comunicarme con usted pues realiza una gran labor respecto a los casi extintos petroglifos de la región de Baruta y El Hatillo
    Atentamente
    pedro

    ResponderEliminar
  3. Señor Pedro cuando lo desee se puede comunicar conmigo por el correo geroglif@gmail.com.

    Gustavo A. Perez. A.

    ResponderEliminar
  4. BUENAS NOCHES, EXISTE ALGÚN MAPA QUE INDIQUE LA LOCALIZACIÓN DE ESTOS PETROGLIFOS SOBREVIVIENTES?
    MUCHAS GRACIAS
    OSCAR CAÑAS

    ResponderEliminar
  5. Hola Señor Oscar

    La verdad es que no existe ningun mapa de ubicación ecepto los trabajos publicados de La Salle sobre region Baruta El Hatillo y los inventarios del IPC, y Ryby de Valencia y Jeannine Sujo Volsky entre otros. Seria muy necesario realizar por medio de GPS un mapa de ubicación de Petroglifos existentes y desaparecidos en esta zona del estado Miranda.Estoy a su orden en colaborar con usted si emprende algun trabajo de este tipo.

    ResponderEliminar